Reseña | Fruits Basket Final – Capítulo 11

img
Jun
18
0

¡Advertencia! Esta reseña sobre Fruits Basket Final capítulo once contiene spoilers. Si aún no has visto el episodio, te recomiendo que vayas a checarlo y después regreses a leer la reseña.

©高屋奈月・白泉社/フルーツバスケット製作委員会

“Adiós”

Fruits Basket Final capítulo once da inicio con la salida de Tohru del hospital. En el momento en que ve que Kyo está ahí para recibirla, ella escapa corriendo. Al pensar que fue rechazada por el, Tohru aún no termina de preparar su corazón para enfrentarlo pues todavía anhela estar a su lado. Cuando Kyo la alcanza, antes de que pueda decir más, él le expresa sus sentimientos y le pide otra oportunidad para estar juntos. Los sentimientos de ambos ahora son mutuos y al abrazarse se dan cuenta que Kyo ya no se transforma. Akito, que ha estado lidiando con sus sentimientos desde que visito a Tohru en el hospital, finalmente esta lista para despedirse de su papel.

Para entender mejor lo que ocurre, tenemos un  recuerdo de la promesa original. Con ello podemos entender que nunca se pretendió que fuera una maldición pero se arrastró por tanto tiempo la promesa que inevitablemente se convirtió en una. Ahora que todo está terminado, cada uno de los zodiacos es liberado de su maldición. Tohru junto con Kyo van a casa de Kazuma para transmitir la noticia. Posteriormente ella es convocada a casa de Akito. Ahora que Akito ya no tiene que ser Dios, puede buscar consuelo en su amiga.

Un amor invencible

Lo que todos esperábamos finalmente ha ocurrido, los sentimientos de Kyo y Tohru al fin son del todo recíprocos. Esto no quiere decir que desde antes no sintieran lo mismo, es solo que hasta ahora ambos pudieron estar en el mismo punto de su relación. Llegar hasta aquí ha sido toda una travesía para ambos, pues aunque su amor fue fuerte y evidente desde hace tiempo, ninguno tenía la preparación mental para actuar en consecuencia a su sentir. Los tormentos mentales de cada uno siempre fueron una fuente de constante inseguridad que no les permitió avanzar. Pero fueron esos obstáculos lo que hicieron de este momento algo aún más hermoso y valioso.

El amor puede ser una fuente de fuerza inagotable, al menos esto es cierto en esta pareja. Ambos pasaron por distintas etapas de asimilación, duda y aceptación, para finalmente dar con el resultado que todos esperábamos. El proceso para que se juntaran estuvo lleno de espinas, las dudas e inseguridades de cada uno fueron duras pruebas que debían superar. Pero lo importante es que consiguieron lidiar con ello. Aunque es verdad que el amor no es una cura mágica para cualquier mal, lo cierto es que si otorga valor. Amar a Kyo no hizo que automáticamente las dudas y la soledad de Tohru desaparecieran, pero si le dio el valor para enfrentar esa parte de sí misma. Lo mismo para Kyo, amar a Tohru no soluciono sus problemas de autoestima ni alivio sus culpas, en cambio le dio el valor necesario para enfrentarse.

El amor que ambos comparten es tan especial que se volvió la fuente de su fortaleza. Amar a otro implica valorarte a ti mismo también, en esa medida ambos decidieron volverse la mejor versión de ellos mismos, una que podría estar junto al otro para siempre. Pasaron por tantas cosas para poder encontrarse que es normal que en el camino se perdieran un poco. Pero ahora que tienen claro su destino, ya no hay forma en que vuelvan a perderse, por eso Kyo ya no necesitara de una segunda oportunidad, porque ahora tiene claro lo que debe hacer y hacia donde debe ir. Con ambos siendo la fuerza del otro, no hay nada que no puedan superar en el futuro.

La promesa original

Además del amor, aquello que robo protagonismo en este episodio fue la revelación de la promesa original. Como bien sabíamos, la maldición de los Sohma nació de cierta promesa hecha hace miles de años, la cual rezaba para que los animales del zodiaco se encontrarían en cada vida con Dios para celebrar un banquete. Hasta ahí no hay ningún error, sin embargo esa promesa albergaba más en su historia. Principalmente podemos entender que fue una promesa hecha con el afán de alejar la soledad de un ser querido. Pues Dios era eso para cada uno de los animales, alguien querido y muy especial. La verdad es que aquella promesa jamás fue intencionalmente malvada, genuinamente era un anhelo puro.

Otro detalle que contrasta con la historia de los zodiacos que todos conocen, es que de hecho fue el gato el primer animal en reunirse con Dios. Sin embargo también fue el primero en morir y su partida fue lo que desencadeno aquella promesa de reencuentro. La cosa es que el gato jamás deseo por la eternidad, aunque era plenamente feliz a lado de Dios, nunca pensó en querer extender esa dicha. Lo que era algo normal, las despedidas son necesarias pues son las que nos proporcionan nuevos encuentros. El deseo del gato fue malinterpretado por todos, él deseo que se volvieran a ver pero no por una promesa invisible sino porque así lo quería el destino. Deseo por que Dios abandonara su soledad y no dependiera únicamente de la compañía de esos trece animales.

Desear por la eternidad no es algo malo, todos lo hemos hecho en algún momento. Sin embargo el peso de ese deseo puede superar nuestras expectativas. Para Dios y los trece animales, ese deseo que inicio como algo maravilloso se transformó en una carga con los años. La razón de ello es simple, su deseo era completamente unilateral y ponía demasiada carga en otro ser. Los Sohma, como familia poseída por los zodiacos, debieron lidiar con esa condición,  ocultándose y apartándose del resto. Lo peor de esa promesa es que le arrebataba parte de su voluntad a su huésped. Se convirtió en una maldición porque dejo de ser algo maravilloso y esperado y se transformó en una carga. En ese punto se alejó completamente de su razón original, al punto en que ya nadie la recordaba realmente.

Una solitaria despedida

La maldición finalmente se ha roto para todos, también para Yuki pero a él lo veremos en el siguiente capítulo. Este ha sido uno de los momentos más esperados por todos, pues es la conclusión a todo su sufrimiento por esta condición. Al liberarse de la maldición, se liberan de su incapacidad para alejarse de Dios y a esa lealtad ciega que ni siquiera ellos podían comprender. Hay muchas ventajas en esta situación, sin embargo hay otra cara para esto. Al romper su maldición, una parte de ellos los estará abandonado para siempre. No es un error decir que dentro de cada uno siempre existió otra conciencia, una que los acompaño desde el momento en que llegaron al mundo y ahora los ha abandonado. Lo que queda después de esto es la soledad.

Sin duda esta liberación era algo muy deseado por todos, pero eso no significa que no traería sentimientos diversos. Las despedidas son tristes generalmente, y aquella conciencia dentro de ellos los ha acompañado toda una vida. Aquella que cargo aún más con esa soledad fue Akito. Después de pasar toda una vida escuchando lo especial que es por ser Dios, al fin se despidió de esa parte de sí misma que nunca le permitió ser su propia persona. Romper la promesa fue como devolver todo al origen, volviendo a empezar de cero, especialmente para Akito. El llanto es lo esperado, realmente era una situación de experimentar la soledad del mundo por primera vez, como un bebe arrojado al mundo. Esta vez enfrentaran al mundo solo ellos, ya no hay otro que los acompañe siempre.

Detalles

Similar a la reseña anterior, mencionare algunas cosas que no voy a desarrollar pero es bueno tener a consideración:

    • * Los capítulos del manga que se adaptaron en este episodio fueron: 129, 130 y 131 (excluyendo la liberación de Yuki).
    • * Es hermoso que aunque Ayame técnicamente ya estaba en una relación con Mine, espero hasta que su maldición se rompiera para expresarle su sincero amor y devoción hacia ella.
    • * Todos los zodiacos derramaron lágrimas al ser liberados de su maldición excepto por Haru. Esto quizás se deba a que él ya no tenía un apego demasiado profundo como el resto, pues su maldición fue parcialmente rasgada cuando se enfrentó a Akito antes. Aun así eso no evito que el pudiera sentir lo solitario de esa despedida.
    • * Shigure tenía una marca en la cara, posiblemente la razón la veremos en el siguiente capítulo pues es una escena clave para el desarrollo de su relación futura con Akito.
    • * Kyo y Tohru acudieron a Kazuma en cuanto asimilaron que la maldición se había ido. Ambos deseaban transmitiré esa felicidad al verdadero padre de Kyo, quien sería el más alegre por la situación.
    • * La amistad de Akito y Tohru es lo que necesitaban para poder avanzar en sus propios caminos. Akito necesitaba a alguien que la viera por ser ella misma y le mostrara el camino correcto sin aleccionarla, así como Tohru necesitaba de alguien que entendiera su soledad y sus anhelos imposibles de alcanzar. Cada una aprenderá a crecer en la otra y a pesar de las diferencias entre ambas, la amistad que cultivaran será la fuente de nuevas dichas. No por nada, Akito necesito el consuelo de su amiga ahora que se quedó sin promesas que cumplir.

Comentario final

Fruits Basket Final capítulo once ha sido un episodio hermoso. Hay un gran número de adjetivos que podría emplear para describir este episodio pero ninguno es más perfecto que simplemente decir que fue hermoso. La cantidad de emociones que retrato, los momentos llenos de dulzura, pena, alegría y soledad, todo fue tan perfecto. No puedo sentir otra cosa más que gratitud con esta serie, con su equipo de producción y con la autora misma. Este capítulo es la epitome de todo el trabajo que han hecho. Todas las emociones se mezclaron y alcanzaron su máximo clímax aquí. No podría pensar en un mejor escenario que este.

Antes de cerrar con esta reseña solo quiero expresar mi amor total por esta adaptación. Obviamente hay cosas que en mi corazón hubiera preferido ver tal cual son en el manga, pero eso no significa que este insatisfecha con el trabajo de esta adaptación. A decir verdad estoy admirada con el desempeño mostrado en el guion, con el limitado tiempo que tenían han hecho que esta obra brille como debe ser. Si en un futuro podemos ver más de esta obra seria el paraíso, ya sea como ovas delo que se omitió del manga (cof*ArcoDeKyokoYKatsuya*cof) o incluso ver Fruits Basket Another.

En fin, estas han sido mis impresiones de este capítulo, díganme: ¿Qué les ha parecido este episodio? ¿Cuál fue su sentir sobre la ruptura final de la maldición? ¿Creen que existan promesas que puedan trascender la eternidad? El próximo episodio tendremos la liberación de Yuki, las decisiones a futuro de Akito y también las de Kyo y Tohru.

La entrada Reseña | Fruits Basket Final – Capítulo 11 se publicó primero en Kudasai.

Fuente: Somos Kudasai

Saltar a la barra de herramientas